http://www.facebook.com/pages/Caracas-Venezuela/ERGONOMIA-Y-SALUD-OCUPACIONAL/380338930609

Cargando...

viernes, 18 de junio de 2010

MITOS Y REALIDADES DE LA LECHE EN LAS INDUSTRIAS


El consumo de leche en los trabajadores, lejos de representar una ayuda para controlar las condiciones inherentes a los procesos productivos, influencia de agentes tóxicos o energías agresivas, se comporta como un elemento distractor de la conducta preventiva. En el manejo adecuado de la información se encuentra la principal estrategia de prevención.
En muchas ocasiones hemos escuchado hablar sobre el suministro de leche a determinados trabajadores (soldadores, técnicos radiólogos, mezcladores de químicos, etc.) como mecanismo de prevención de enfermedades o como medio para liberar tóxicos.
La experiencia y documentos técnicos al respecto expresan que, amén de ser un mito, no se ve como un problema el administrar la leche a los trabajadores, asunto que los alienta a considerarlo como cierto.
En efecto, desde el punto de vista fisiológico, la leche no acarreará a los trabajadores mayores problemas que los derivados de su propia tolerancia al producto (la cual no suele ser buena, causando desajustes digestivos) dado que:
a.- En adultos la tolerancia es reducida ante la limitada producción de LACTASA (Enzima que cataliza la hidrólisis del disacárido lactosa a glucosa y galactosa), por lo cual no se sintetiza adecuadamente la LACTOSA (Azúcar disacárido que contiene la leche), lo cual es conocido como Deficiencia de disacaridasas, déficit de lactasa o intolerancia a la leche (Recordemos que el hombre es el único animal que consume leche en estado adulto).
b.- El consumo de leche con fines alimenticios es de reducida efectividad en adultos, pues el principal constituyente (calcio) no se fija adecuadamente en adultos, siendo requerido su consumo en conjunto con Vitamina D.
c.- Lejos de aportar beneficios en lo relacionado con la reducción de la Osteoporosis, puede resulta en problemas de calcificación y aparición de cálculos cálcicos.
Sin embargo, asumiendo que dichos problemas pudieran ser controlados metabólicamente, aun persiste un aspecto psicosocial. El pensar que “Tomar leche me protege de los efectos de los tóxicos” no es un problema en sí mismo (Las creencias no son perjudiciales); el problema estriba en las conductas generadas por dichas creencias, que es el caso de “Como yo tomo leche, los tóxicos no me causan daño”, haciendo que el trabajador se sienta invulnerable a los mismos y propendiendo a una sobreexposición innecesaria y perjudicial.
Dado lo anteriormente expuesto, siempre es preferible atacar el mito para no tener que luchar contra las actitudes. Esto último sería tan inútil como recetar pañuelos a quien sufre un resfriado; atacaríamos las consecuencias y no la causas.
Un problema similar ocurre con las bebidas que suplen sales ante su pérdida por actividad física elevada. Ellos son un complejo de sales disueltas en un concentrado líquido. En el común de los casos podría ser algo beneficioso; sin embargo, en caso de trabajadores hipertensos, el consumo de estas sales propende a una acumulación de líquido en el organismo, lo cual opera como un detonante para el alza de la tensión arterial, significando un detrimento a las condiciones de salud del trabajador con estrés calórico. Adicionalmente, estos productos generan un aumento en la producción de serotonina, lo cual implica la posible generación de efectos alergógenos, al tiempo que desarrollan una hiperactividad en la producción de jugos gástricos, induciendo patologías como la gastritis.
En resumen, debe controlarse en lo posible la recurrencia de los errores del pasado, atacando los viejos problemas con soluciones novedosas y mejor documentación. Nada sustituye el control de la exposición a los agentes y procesos de mejora dentro de las condiciones operacionales.

1 comentario:

J. C. dijo...

Muy buen articulo, puesto que trata de un tema de gran aplicabilidad en nuestro succontinente. Yo soy peruano y he sigo testigo de muchos de estos casos, especialmente en trabajadores mineros del centro del país y en empresas de almacenamiento en donde los trabajadores se encuentran expuestos a altas concentraciones polimetalicas... especialmente el caso de plomo en sangre.
Saludos desde Lima-Peru